La mosca y la sopa

una mosca…

A veces (muy de vez en cuando) me pasa:
siento como si mi mente fuera una sopa.
Una mala sopa de fideos que lleva tres días en la olla.
Una sopa con escasos, insulsos y escurridizos fideos.

Entonces llega una mosca y se posa en la sopa.
Una mosca indeseable, insoportable y misteriosa.
Una mosca como cualquier otra mosca.
Pura complejidad, impredecible y ajena.

Y con su beso espantoso me devuelve a lo que era.


¿algo que decir? aquí es donde.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s